Los influencers y su armario de ropa sucia

Blogging

Más post como este y contenido exclusivo cada viernes ¡No me lo pierdo!

Antes era la televisión, ahora son los influencers, y es que parece que las personas necesitamos que refuten nuestras teorías: Estoy buscando un conjunto de verano para irme a Canarias este verano y lo primero que hago es confirmar con los influencer cuáles son las tendencias de este verano ¿Te suena de algo? Seguro que sí, en el post de hoy vamos a hablar sobre esto, el mundo de los opinion maker ¿Empezamos?

influencers

Conoce mi opinión personal sobre los influencer

¿Qué es esto de los influencer?

Para los que seáis un poco profanos en el tema de las influencias sociales quizá os suene raro, pero el mundo de los influencer es hoy en día uno de los que más dinero mueve en internet. Se pagan verdaderas burradas por un tweet, una foto en Instagram y por supuesto un vídeo en Youtube.

Sin duda son un medio de publicidad ideal, pero ¿A qué precio? Lo cierto es que las campañas con influencer funcionan, lo puedo confirmar yo que he trabajado varias veces con este tipo de campañas de marketing y puedo confirmar que su ROI es muy positivo.

Y es que son muchos los que siguen este tipo de personajes, que en mi opinión los hay de dos tipos:

  1. Expertos en una temática: Estos son los buenos, gente que se ha ganado a pulso sus galones en un sector completo y que recomienda productos y servicios a sus seguidores. Los hay en todas las profesiones, un ejemplo claro es el marketing digital.
  2. Personajes públicos: Entre estos hay de todo, desde concursantes de programas de televisión de dudosa reputación hasta conocidos personajes de Instagram y otras redes sociales.

Al fin y al cabo como emprendedor de negocios online la idea es conseguir un grupo de gente interesada en tu producto y transmitirles confianza desde alguien conocido para ellos, y para eso contratar un influencer es una excelente idea.

¿Es oro todo lo que reluce? En internet casi nunca…

Entonces, viendo que se pueden pagar varios miles o al menos cientos de euros por una interacción social ¿No es razonable querer convertirse en influencer? Seguro que sí, y dejando atrás dudas sobre si es ético o no, veamos qué se necesita y cómo muchos intentan aprovecharse del tirón de los traficantes de influencia.

Cómo ser influencer

Ser influencer es un empleo como otro cualquiera, está claro que no es una carrera de medicina, pero no pro eso es más sencillo convertirse en uno. Aquí la idea es similar al resto de negocios, crear una confianza y montar algo interesante en torno a tu marca personal, de hecho ser diferente es lo que te va a ayudar a conseguir el éxito, nadie gusta por ser igual a algo.

Compra de señales sociales

Tengo que admitir que yo he comprado este tipo de servicios, más que nada para tiendas online nuevas que tienen que competir con Amazon ¿Cómo se puede hacer esto? Pues desde luego aportando confianza, y así es como creo que se puede lograr, teniendo varios seguidores e interacciones en tus redes sociales.

Sea como sea, seguirá habiendo tiendas online que vendan este tipo de interacciones, no obstante yo no lo veo como un problema de las tiendas sino como una solución al comerciante basada en cómo actuamos como compradores, es por eso que los primeros que deberíamos cambiar somos nosotros mismos.

Conclusión ¿Qué te parece el mundo de los influencer?

Para terminar este tema tan interesante vamos a hacer un repaso: los influencer pueden ser una parte vital dentro de una campaña de publicidad, es por eso que yo mismo los utilizo habitualmente con buenos resultados. En cuanto a la compra de seguidores, creo que viendo cómo funcionamos las personas puede ser una buena idea comprar algo de interacciones desde el primer momento, simplemente como señal de confianza.

Hasta el siguiente post.

Los influencers y su armario de ropa sucia
¿Qué nota me das?

Más post como este y contenido exclusivo cada viernes ¡No me lo pierdo!

About the Author

Me encantan los negocios online y es a lo que me dedico. También soy profesor SEO en la Universidad de Mondragón.